martes, 2 de marzo de 2010

A OBAMA LE ENCNATAN LOS DULCE


Los excelentes pasteles que prepara el maestro repostero de la Casa Blanca son una tentación constante a la que el presidente, Barack Obama, deberá combatir si quiere reducir su colesterol, según explicó hoy el portavoz Robert Gibbs.
El tradicional encuentro con la prensa del portavoz de la Casa Blanca se convirtió hoy en un escrutinio de los pequeños excesos que comete el presidente, después de que ayer, en un chequeo médico, saliera a la luz el aumento de su colesterol y, de nuevo, su incapacidad para dejar completamente el tabaco.
Tras una intensa campaña electoral, en la que tenía unos niveles de colesterol muy saludables, Obama llegó a la Casa Blanca, donde ha disfrutado "de algunas hamburguesas más y, según él mismo admite, de algunos postres más que el año anterior", dijo Gibbs.
Eso ha hecho que el nivel en sangre de LDL, conocido como el colesterol malo, haya aumentado hasta los 138 miligramos por decilitro de sangre. La Asociación Estadounidense del Corazón considera que un nivel entre 130 y 159 están en el límite de lo saludable.
Tras recibir su informe médico, Obama comentó, según dijo Gibbs, que iba a hacer un esfuerzo de constricción y decir "no" más a menudo a la hora de tomar postre. En el pasado, Obama ha comentado a la prensa cómo disfruta los excelentes dulces que prepara el repostero jefe de la residencia oficial. Ahora, el presidente se verá obligado a "apartar de la mesa el pastel que le pongan enfrente de él", dijo Gibbs.
El portavoz dejó claro que el chef seguirá horneando como de costumbre, aunque ahora Obama tendrá que echar mano más a menudo de la "contención presidencial". Otro tema de comentario fue el tabaco, un habito que el presidente combate desde antes de llegar a la Casa Blanca y que, según reconoció el pasado verano, tiene controlado al 95 por ciento.
Pese a la insistencia de los periodistas, Gibbs no pudo dar detalles de cómo se las ingenia Obama para fumar en la Casa Blanca, donde está prohibido el humo en el interior del edificio, y fuera de la vista de sus hijas y su esposa, Michelle, que detesta el tabaco. "No paso con él las 24 horas del día", se excusó el portavoz, incapaz de dar respuesta a la prensa.
Sí afirmó que el presidente sigue con los chicles de nicotina para combatir la abstinencia, y que es consciente de que su recaída no es solo un asunto personal o familiar, si no que crea un mal ejemplo para toda la nación.

1 comentario:

miralarima dijo...

El adorado Barack
lejos de no ser humano
se ha mostrado muy mortal
a la vista de su estado:
Sube su colesterol,
el que llamamos ‘el malo’,
y no hace caso al doctor
y el tío sigue fumando.

Alguien tan duro y estricto
que no deja que sus hijas
vean si no es en domingo
la tele ni media horita,
debe estar muy agobiabo
por su estado de salud
que además han publicado
y lo han sacado a la luz.

Pero déjenlo tranquilo.
Un hombre con ese estrés
si se fuma un cigarrillo
y entonces se encuentra bien,
que se fume tres cartones
y unos puros a la vez.
Peor es lo que supone
que alguien de ese nivel
que puede tocar botones,
y puede, créame usted,
que comienzan una guerra
y la acaban a la vez
(porque se cargan la tierra
sin dar tiempo ni a toser),
se encuentre un poco estresado
o nervioso, o no se qué,
y por no echar un cigarro
nos quedemos sin vejez.

Y de pasteles ¿qué digo?
que se coma cuatro cajas,
y si quiere un choricito
que le den veinte rodajas,
y pasteles, y Phoskitos,
y un buen pan con sobrasada,
un puchero con tocino,
unos dulces de Moguer,
un quesito bien curado
y si lo quiere, también,
unos garbanzos con callos
y unas copas de Jerez,
un cochino bien asado,
chocolates de Nestlé,
bolsas de patatas fritas,
y un estofado de res,
hamburguesas y dos pizzas…
todo lo que quiera él,
todo, porque si él se irrita
y se le cruza algún cable
porque tiene tonto el día,
aquí no hay quien nos salve.